Limpieza, Orden en casa, Sin categoría

(3) Detox de nevera: Limpieza

¡Por fin tenemos la nevera vacía… y la encimera llena de cosas! ;_D

Si te perdiste los post anteriores, aprovecha para echarles un vistazo antes:

(1) Detox de nevera: Contaminación cruzada

(2) Detox de nevera: Saneamiento

Es muy importante que lo que vayas a hacer a continuación , lo hagas sin distracciones, y siguiendo un “patrón de actuación”, ya que no queremos perder la cadena de frío.

1- Ten a mano el producto de limpieza que vayas a emplear, guantes de goma, esponja, un recipiente con agua caliente, y la bayeta o trapo ya preparados. Así que para no liarnos, te voy a ofrecer una receta con ingredientes fáciles de encontrar. Usaremos una botella de unos 500ml de capacidad, a ser posible con bomba pulverizadora (spray), y en ella mezclaremos:

  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de jabón de castilla líquido o jabón natural en escamas o rallado.
  • 1 cucharadita de zumo de limón o vinagre (cuando lo vertamos, hará espuma por la reacción ácido-base) También puedes sustituirlo por unas 5-10 gotitas de aceite esencial de limón (yo uso de la marca Young Living)
  • Llenamos la botella con agua calentita y agitamos para que se mezcle bien el contenido. Tapamos y reservamos para el momento de limpiar.

2- Recomendable: desenchufar la nevera para evitar posibles accidentes, ¡y para no malgastar energía! sobre todo si HAY HIELO en las paredes del congelador. No debería pasar nada porque está preparado para la humedad, pero por si acaso: desenchufa o baja los plomos del cuadro de luz que correspondan a este electrodoméstico. Además, va a favorecer la limpieza del congelador si no le estamos dando aporte de frío helado durante la manipulación, y que además estaremos perdiendo. Todavía no conozco a nadie capaz de limpiar el interior de una nevera en marcha, y con la puerta cerrada

3- Plan de limpieza: Diferenciaremos congelador (alimentos congelados) de frigorífico (alimentos frescos). En el post anterior, ya separamos los que estaban en buen estado de los que no, e introdujimos alimentos de origen animal en bolsas isotérmicas o neveras portátiles para no perder la cadena de frío. En este caso, partimos de que el frigorífico está vacío.

CONGELADOR

  • Sacamos lo que tenemos en el congelador y lo introducimos en el frigorífico empezando por la bandeja más fría (parte inferior del frigorífico) y cerramos la puerta. Si has cortado la corriente del electrodoméstico, el frío va aguantar durante el tiempo de limpieza (de ahí la insistencia en que no haya distracciones) Aprovecha para hacer un repaso de lo que deberías desechar, como:
    • Alimentos que lleven más de 6 meses en el congelador.
    • Alimentos que estén fuera de envases campando libremente (se habrán “quemado” por el frío, además de haberse deteriorado o cogido sabores no deseados)
    • Paquetitos, botes abiertos o rotos y vacíos “de vete a saber qué”
    • Si tienes envases con comida congelada que no sabes de dónde, cómo, ni cuándo han aparecido ahí (a ti también te pasa, y seguro que sonríes ;-D) es el momento de dejarlos fuera de la nevera para forzar su descongelado. ¿O te ibas a quedar con las ganas de saberlo? ¡El espacio vale dinero, y deberías tenerlo en cuenta!
  • Una vez vacío el congelador:
    • Sacamos todos los cajones y bandejas y dejamos la puerta abierta del congelador.
    • Los sacudimos en el cubo de la basura para desechar migas y trozos de dudosa procedencia.
    • Los llevamos a la ducha o bañera. Si no tuviéramos prisa, esperaríamos a que descongelara el hielo, y los lavaríamos con agua y jabón, pero como el tiempo apremia (porque tenemos alimentos congelados en la nevera), haremos uso del agua caliente. Los limpiaremos con el producto que hemos fabricado antes.
    • Los dejaremos escurriendo boca abajo mientras volvemos al congelador.
  • Limpieza de las paredes del congelador libre de cajones y bandejas, con un trapo húmedo con agua caliente. Si hay hielo, puedes usar alcohol de limpieza. Ojo, si lo que tienes es medio iceberg dentro de tu congelador, te recomiendo colocar un recipiente con agua muy caliente en su interior mientras limpias las bandejas para que el vapor de agua vaya deshaciendo el hielo. Ten la precaución de poner ese recipiente sobre un salvamantel o protector de corcho para que no esté en contacto directo con las paredes del electrodoméstico, y no cierres la puerta!
  • Secar muy bien los restos de humedad, e introducir los cajones (también secos)
  • Volver a enchufar el electrodoméstico.
  • Introducir los alimentos.

FRIGORÍFICO.

En este caso, el procedimiento va a ser mucho más sencillo, ya que no tenemos que preocuparnos del hielo, pero si te recuerdo que tienes comida “por ahí fuera” esperándote.

  • Extraemos bandejas y estantes ¡incluidos los de la puerta de la nevera!; y al igual que hicimos con los del congelador, los llevaremos a la ducha o bañera a limpiarlos con el producto, y dejamos secar.
  • Limpiamos a fondo el interior de la nevera así como la puerta, pulverizando el producto y retirándolo muy bien con la bayeta, que iremos enjuagando en nuestro recipiente con agua (ya estará templada)
  • Secamos el interior muy bien, así como las bandejas y cajones, y los volvemos a colocar en su sitio de origen, o podemos aprovechar para darles una nueva ubicación más cómoda.

¡¡TACHAAAAAAAN!! Ya está todo limpio, y ahora sólo falta colocar los alimentos en su sitio. Aprovecha para etiquetarlos debidamente, limpiar aquellos botes con restos “de cosas pegadas”, o cambiar de envase esas 12 aceitunas que están en un bote de litro, a otro más pequeño. En resumidas cuentas, desde la zona más fría (abajo) de la nevera, a la más cálida (arriba):

(+ FRIO) Carne y pescado > fruta y verdura > lácteos y embutidos > comida preparada y cocinada > botes de conserva 
(- FRÍO)

Te dejo de nuevo los post anteriores por si te los perdiste:

(1) Detox de nevera: Contaminación cruzada

(2) Detox de nevera: Saneamiento

Si te ha gustado este post, espero que lo compartas en tus redes sociales con personas bonitas que quieran aprender más sobre el cuidado de la salud de su hogar; y si no quieres perderte las próximas publicaciones ¡no olvides subscribirte a mi blog para recibirlas en tu correo!

Puedes encontrarme también en instagramyoutubefacebook y twitter

Un besoabrazo enorme, 

Eva Liljeström

5 comentarios en “(3) Detox de nevera: Limpieza”

Responder a Sara Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s